Efectos secundarios de despertarse repentinamente de madrugada

En medio de la noche, me despierta un golpe. Y los lloros de Don Bimbas a continuación. Está durmiendo estos días en la cama de arriba, y El Cachorro en la de abajo (lo han elegido ellos). Cuando me asomo ambos están despiertos. No sé muy bien qué ha ocurrido, porque cada uno está en su cama. Deduzco que el pequeño ha caído sobre el mayor. El Cachorro me dice que le sangra la nariz, pero yo no veo nada. Así que los mando dormir de nuevo.

Cuando me levanto, encuentro una pequeña “Matanza de Texas” en las sábanas.

madre 6 (1)

El Cachorro tenía razón. Una de dos, o notaba cómo se formaba la sangre en su nariz pero no acabó de asomar cuando me lo dijo, o yo estaba tan grogui que lo mismo estaba chorreando sangre y fui incapaz de verlo.

Ahora a ver cómo saco yo esas manchas puñeteras…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios