Dramón en el salón

Pues se me ha ocurrido ver por la noche la peli “La decisión de Anne”. No sé si la habéis visto. Es sobre una familia con una niña con leucemia. Yo… no sé de qué voy. Es la primera peli que veo en MESES. Mi vida no me da tregua. Y para una vez que encuentro un hueco para solazarme, voy y me engancho a un dramón que te rilas.

A todo esto, Don Bimbas no tenía ganas de dormir. Así que se ha venido al salón y se ha tragado la peli con su padre y conmigo.

Yo no he hecho más que llorar como una magdalena. Don Bimbas no se estaba enterando porque estaba en el otro lado del sofá y yo me tapaba. Pero casi al final de la peli ha venido conmigo…

madre 28 (1)

En ese momento me caían lagrimones del tamaño de aguacates. El otro… alucinado. Me miraba con extrañeza, en plan qué está pasando. Me tocaba las lágrimas y me cogía la cara para darme besitos. Y enseguida ha llamado la atención del Señor de las Bestias. “¡Api, mía!” (¡Papi, mira!)… ¡Coco! (¡Moco!) Jaaajajaja.

Sí, mi llanto era de esos que te mojan la cara entera, con mocos y todo.

Y acto seguido ha ido al baño para coger papel higiénico para volver corriendo y secarme la cara. El tamaño del papel era el de una miga de pan. No ha tenido mucho éxito, pero yo ya me he muerto directamente de amor.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios