Don Bimbas tiene secretario

Tengo tutoría con la profe de Don Bimbas. Me recibe con un: “Pues ya ha salido del tiesto”.

Jaaaaaaaaa.

– ¿Qué te dije? – le pregunto – ¿te dije que todavía no había sacado su carácter, y que sería porque no tenía confianza?
– Sí, sí, si ya me acuerdo que me advertiste…

Y también conté aquí el mes pasado que ya había empezado a enseñar la pezuña, sorprendiendo a sus profesores, que estaban convencidos de que era un bendito que no conocía la malicia, un ser de luz.

Porque a principios de curso, diría además que durante todo el primer trimestre, las noticias que me llegaban de mi hijo eran que qué tierno, qué tímido, qué obediente, qué formal… Que decía yo. “Soy la madre de Don Bimbas, ¿eh? ¡A ver si me estáis tomando por la de otro!” Pero no. Me hablaban de mi hijo. Y a mí que obedeciera, que no se negara a hacer cosas, que no se bloqueara, que no gritara, que no se enfurruñara, que no… que no hiciera todo lo que hace conmigo me tenía patidifusa. Y supuse que era porque no había cogido confianza. Porque en el fondo es un gran tímido.

Eso, y/o porque es una táctica, una estrategia pergeñada en su mente avanzada e hiperinteligente de supervillano. Primero los engaña dando una imagen de sí mismo dócil y manejable, inocente y achuchable. Y cuando ya se los ha metido en el bolsillo, cuando ya están confiados, cuando menos se lo esperan… zas, saca a relucir su verdadero yo.

Así que ahora me cuentan que, si le amenazan con que, si no acaba tal trabajo, no hace tal cosa, que supuestamente le debería apetecer… él se queda igual, SE LA PELA. Me cuentan que le piden que diga algo, y él se queda mirando a los ojos fijamente, y que es capaz de sostener la mirada HORAS. Me cuentan que, si alguien le toca las narices, le sacude. O sea, me cuentan mi vida con él.

madre 22 (1)

Pero en lo de pegar me he preocupado. (Bueno, me preocupa todo, porque no hay quien lo maneje). He preguntado si mi hijo se trata de un matón o algo así, si va buscando pelea, y entonces me han dicho que no. Que como no se sabe expresar, y debe notar que en ese aspecto está por detrás de los demás niños, la única manera que tiene de protestar o de defender lo suyo es arreando. Pues como hacen los niños pequeños, que como no saben comunicarse bien, lo hacen a limpio manotazo.

Y en cuanto a lo de hablar… A ver, yo últimamente he notado avances notables. Pero claro, tal y como llevaba él el asunto, un avance notable es todavía absolutamente insuficiente. Así, él ya se empieza a soltar más, charla, pregunta… Y se sigue cabreando como una mona si le hago repetir tres veces la misma cosa porque no le entiendo (y se la haría repetir más, pero él ya es cuando empieza a gritar, y es el momento en el que El Cachorro actúa como traductor. Que es INCREÍBLE cómo le entiende). Pero por hache o por be continúa haciéndose entender. O porque nos vamos haciendo a su idioma, o porque él señala o te coge de la mano y te indica lo que quiere, o porque existe El Cachorro.

madre 22 (2)

Y va y me cuenta su profe que en clase él tiene SECRETARIO. Tiene un amiguito que es quien habla por él. Si Don Bimbas se queda sin pinturas, es que no le hace falta ni pedirlas (que de hecho no lo va a hacer ni loco – eso es lo que me cuentan-), va su amiguito y dice: “A Pablo le faltan pinturaaaass”. Y como eso, todo lo demás. Ha seducido a su compañero para que sea su portavoz.

Don Bimbas con secretario. Jíbalo.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios