DIARIO DE UNA EMBARAZADA. Cap 63. La erótica de la barriga

En la cola para comprar una entrada para el cine, un señor se me planta al lado y me mira, admirado (valga la redundancia, pero es que miraba así). Más bien mira admirado mi barriga. “¡Jesús, qué hermosura!”, espeta. “¿¿Cuánto te queda??” Dios mío, no sé qué dimensiones debo de tener, pero el señor ha dado en el clavo. “Me queda tan poco que puede que la película la organice yo esta tarde”, le informo.

“Aaaah, ya, ya. ¿Y qué esperas? ¿Y es el primero? ¿Y…?” ¿¿Y ese interés en mí de repente?? No sabía que tenía una tripa tan atractiva…

niño

Y debe serlo, porque caminando por la calle, un mendigo entrado en años me ha mirado como babeando y me ha dicho algo acerca de “tó lo gordo” combinado con el verbo meter. Todo finura y delicadeza.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios