DIARIO DE UNA EMBARAZADA. Cap 32. Efectos secundarios… ¡Maldición!

Qué paciencia tenemos que tener las embarazadas con nuestro propio cuerpo. Es toda una prueba a nuestra autoestima. Por ejemplo, las estrías. Bueno… en mi caso no son consecuencia del anterior embarazo ni de este, son de fábrica. Llevan años conmigo y ya me he hecho a verme un paso de cebra en la cadera.

Niño

Lo malo es que… ¡ahora se ven más! La piel se da de sí y, claro, con ella las marcas. No sé cómo se apañarán las que llevan tatuajes en esta zona.

Y entre eso, la barrigona, el inflamiento generalizado, los tobillos hinchados… Un cuadro. Qué paciencia, ¡qué paciencia, madre!


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios