Descalabrándome

Lejos de ser un ejemplo para mis hijos y se comporten como yo lo hago, sucede al revés. Yo acabo comportándome como ellos, o me sucede lo que a ellos.

madre 27 (1)

Hace tres días me di con la estantería de su cuarto encima de la sien izquierda y vi las estrellas. Un golpetazo que me llevó haciendo eses hasta el baño a por el Arnidol, producto que tengo gracias a ser madre (claro que tampoco tendría esa estantería si no lo fuera…) Me lo apliqué. Pero no me dejó de doler.

Hace dos días me di con la campana de la cocina. EN EL MISMO SITIO. Agh. Daño. Mierda.

¡Pero es que hoy me he vuelto a golpear EN EL MISMO SITIO Y CON LO MISMO!, la puta campana (perdón, me tiene frita el asunto). Aun así he conseguido reprimir los juramentos (gran esfuerzo de contención por mi parte, que espero me aplaudáis) y solo he dicho “MECAGÜENDIEZMECAGÜENTODO”.

El Cachorro: “¿Has dicho una palabrota, mamá?” Está muy atento siempre. Pero de mí no está acostumbrado a oírlas. “No, cariño, es una expresión malsonante, pero no es una palabrota”.

Menos mal que no me lee el pensamiento, porque se le hubieran puesto los pelos de punta con lo que llegué a soltar mentalmente.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios