Declaración de intenciones

Por si acaso no hay carteles…

madre 20 (1)

He de confesar que yo, ni los he visto. Sí, soy así. A veces no veo algo así me salte a la cara. Y, además, he considerado que esto se coloca así para, precisamente, que sea probado.

Pero cuando me avisa el Señor de las Bestias de que los menores tienen prohibido hacer el cabra (vaya desilusión), voy corriendo a decirles que se bajen y que ni se les ocurra tocar nada.

El Cachorro: “Cuando yo sea padre con Jimena (nombre ficticio)…” – Jimena es su novia, una rubia guapísima de su cole que tiene un año más, y a la que aún no ha visto desde que han vuelto de vacaciones – “… no voy a castigar tanto como tú”. “Ya veremos”, le replico.

madre 20 (2)

Y añade: “Y si Jimena castiga mucho, yo le diré: “No es tan grave…”” Así, en plan concescendiente.

Tócate los…

Y no es el único plan de futuro que tiene. A los dos días se agarra un disgusto con su padre. Le ha gritado y hablado mal. Él, entre lloros, coge y me dice: “¡Le voy a llevar a la residencia cuando sea mayor!”. ¡Toma ya! ¡Qué jodío! ¡Pero así! ¡Tal cual me lo ha soltado! Del alma le ha salido.

Me tiene impresionada. Vaya previsión. Yo no sabía qué iba a hacer con la vida hasta hace un par de años.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios