Contradicción

Paradojas de la vida. A uno de mis hijos afeándole la conducta cuando se echa eructos (que los borda, por cierto. Se los tira cuando quiere, además. Y yo, que soy capaz de decir aeiou seguido con un solo eructo, no se lo he enseñado), y al otro animándole para que se los eche.

niño

Las cosas valen según como te pillen. Y El Cachorro ya está aprendiendo en que la cuestión es que no le pille su madre.

El otro no sé qué habrá hecho, pero también parece que se esconde de algo…

niño

¿Qué serán capaces de organizarme entre los dos? Espero que, lo que sea, no sea después de comer chorizo.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios