Consecuencias colaterales de hacer la compra

Se va el Señor de las Bestias a hacer la compra y me manda esta foto:

Sin título

¿A cuánto le habrá salido el rubio? ¿Estaría en oferta? ¿Salía más barato por estar roncando que por estar despierto?

¿Lo habrá colocado encima de los huevos? ¿De los congelados? ¿Estará utilizando de almohada los yogures?

Total, que uno de mis hijos ya se ha pronunciado con respecto a qué le parece ir a hacer la compra: es soporífero.

Me quedo con la duda de dónde colocará al rubio en el coche, si en su silla, o en el maletero con el resto de la compra.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios