Conociendo el percal

Sale El Cachorro del cole con una varita mágica que han hecho en clase que está todavía de mírame y no me toques porque está recién pintada. Las llevan todos los críos hincadas en un trozo de plastilina para poder traerla a casa.

Pero se da la circunstancia de que El Cachorro sale también con 38º de fiebre. Está que no se tiene, el pobre.

madre 22 (1)

Así que vamos al coche y le digo:

– Cariño, ¿puedes llevar tú la varita?
– Nooooo… – me contesta con voz lastimera.
– ¡Yooooo! ¡Na llevo yo! – grita Don Bimbas (él pronuncia las eles y las des de los artículos y preposiciones con la ene).
– ¡No, Pablo no! – se queja El Cachorro.
– Cariño, pues es que yo tengo que conducir y si tú no puedes… Deja que la lleve Pablo.
– No, que lo lía todo muy parda.

Ja. El Cachorro tiene a su hermano más que calao. Así que se ha inmolado para proteger su creación y se ha encargado él mismo de llevarla hasta el portal de casa.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios