Con papá

Segundo día consecutivo en que los críos quieren ambos cenar sentados al lado de su papá.

madre 26 (1)

Párelos entre terribles sufrimientos para esto, ¿sabes? Uno me dejó una cicatriz en el bajo vientre que parece que tengo tripa con papada, y el otro se amorró tanto a la teta que ahora tengo unos pezones con los que puedo hacer en un cristal los agujeros de “Misión Imposible”. Gracias a ellos (a mis hijos, no a mis pezones), tengo el ano que parece una fiesta de globos, plagado de hemorroides. Me pregunto si me queda algo de intestino grueso en mi interior. En fin, un cuerpo desmoronado. Y van y, cuando vamos a cenar, los dos se piden con papá. ¡Es que los voy a tirar por la ventana!


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios