Coger una tela y roncar, todo es empezar

El día que mi pequeñico no encuentre un trozo de tela que agarrar cuando le entre sueño, no sé qué va a pasar. No lo concilia si no es así. ¿Insomnio permanente?

niño

(Por cierto, ¿veis qué querencia a quitarse el zapato y el calcetín del pie derecho? Echad un ojo al post de hace diez días: “Los calcetines”, y veréis de lo que estoy hablando).

De un tiempo a esta parte no salimos de viaje sin su almohadita. Que ya podía haber elegido el famoso doudou, que tiene al menos tres muertos de la risa. Pues no, la almohada entera.

niño


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios