Civismo, por favor

Mis niños saben que la basura se tira a la basura. Parece obvio, ¿verdad? Pues hay quien no lo sabe. Y estoy hablando de gente adulta.

Además mis niños han pasado a otro estadio, que es no sólo tirar su basura, sino también la que se encuentran.

Más, si se trata de una playa.

Y esto se consigue, por ejemplo, convirtiéndolo en un juego. De camino al chiringuito vamos limpiando el recorrido.

madre 9 (1)

Después de comer llevo en la playa diez minutos y ya me pongo de los nervios. Un tipo fumando en la orilla y tirando la colilla. Y otro, jugando en el mar con su hijita, ha encontrado un vaso de plástico flotando y le ha dicho «mira, una medusita», se lo ha tirado a la cabeza, la cría ha jugado con el vaso y, para cuando han salido del mar, ni rastro del vaso. Vamos, que lo han dejado ahí.

Valorando si decía algo y me amargaba las vacaciones, porque la gente es poco receptiva a que le llames la atención o le afees la conducta y suele reaccionar mal, y la acabamos teniendo (por experiencia lo digo), o si me quedaba callada, porque es que además el amoroso padre de la medusita y compañía eran nuestros vecinos de sombrilla y el malestar iba a instalarse toda la tarde, justo El Cachorro ha encontrado una tapa de plástico. Se ha puesto a lavarla en el mar y a mí me ha dado la oportunidad de pedirle, a grito pelado, para que me oyera media playa, que luego tirase la basura a la basura, «porque ya sabes que la basura que se encuentra, aunque no sea tuya, se tira». El de la medusita creo que se ha dado por aludido. Lo que no sé es si pondrá en práctica lo que sin duda ha sido una lección gratis que acaba de oír.

madre 9 (2)

Ojalá que sí.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios