Cine

Íbamos sin tenerlas todas con nosotros. Casi ni vamos. La última peli el Señor de las Bestias se la perdió porque Don Bimbas pasó de ella millas y tuvo que salirse de la sala con él. Tuvimos la esperanza de que se durmiera, como hacía su hermano mayor cuando lo llevábamos al cine a su edad, y así vimos el porrón de películas. Pero no.

niño_cine

Así que, lo dicho, fuimos a ver “El Libro de la Selva” pensando en que uno de los dos adultos iba a pagar la entrada para nada.

niño_cine

Entramos en la sala, nos plantamos en primera fila, con el bebé en su silleta para no menearlo y que empezara a correr y a subir y bajar escaleras, que le privan, y esperamos a que comenzara la peli.

niño-cine

Empezó y… ¡al pequeño lo atrapó! Mirad qué cara.

niño

No perdió detalle. No lo había visto tan atento a algo jamás. Y eso que cuando apareció Shere Khan de repente, se pegó tal susto que se tiró encima su cuenquito (la tapa de su bibe) de palomitas. Pero, nada, todo encantado. Todo formal. ¿Será porque los animales le flipan? Sí, ha salido a mí, que dije antes perro que papá, y este es verlos y salir a tocarlos y abrazarlos. En cualquier caso, sin mover una pestaña hasta que terminó. Increíble.

(Las palomitas también tuvieron que ver).


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios