Chascazo

Lo acuesto para la siesta. Lo miro con cariño y arrobo. Le digo: “Te quiero mucho, mi vida”. Y él, devolviéndome la mirada, me suelta: “¿Po qué tienes ojos de cangrejo?”

Jíbalo.

niño

Hablando de ojos, dándole vueltas a qué querrá para su cumpleaños, se me ocurre lo lógico, preguntarle a él qué quiere.

“Un coche marrande naranja con ojos enfadado” – lo tiene clarinete.

¿Un coche grande naranja con cara de mala leche?

niño

Creo que Ojos de Cangrejo ha tenido éxito…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios