Catamarán

No sé quién es más descerebrado, si el Señor de las Bestias cuando dice que ha pagado un catamarán para que subamos los cuatro pero que yo no diga a los monitores que no sabe cogerlo porque él les ha asegurado que sí, que lo sabe manejar, o yo por transigir y montarme con los niños en el artilugio.

madre

Venga, a probar cómo nos va con la novedad.

niño

Ya resulta divertido desde el minuto uno, viendo cómo le queda el chaleco a Don Bimbas. De hecho se cae de cara y es incapaz de levantarse. Como si fuera de estos hombres anuncio a los que empujan y se quedan en el suelo lo largos que son, con la carcasa que lleven, inmóviles, tipo tortuga panza arriba. La monda.

madre

Subimos y a mis dos hijos les gusta el tema. Bueno, a El Cachorro, con reservas. La madre del Señor de las Bestias tuvo la ocurrencia de decirle: “Ah, que vas al Caribe. Ese mar tiene tiburones”, y para qué quieres más. Ahora es “mamá, no quiero ir porque hay tiburones”, “mamá, ¿los tiburones comen personas?” y así. Una tabarra está dando con los tiburones de mucho cuidado. Está obsesionado. Pero bueno, le logro tranquilizar y le saca chispa al tema.

La actividad, emocionante. Que se lo pregunten al pingüinín.

madre

Se queda roque ahí encajado en el chaleco. Como podéis comprobar, los tiburones no le quitan el sueño…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios