Bodypainting

Como toda madre sabe, una de las verdades de la vida es que si no oyes a tus hijos, algo te están organizando.

 

Cuando te diriges a ver qué hacen, tú rezas para encontrártelos así:

 

madre 22 (1)

 

Y la realidad es bien distinta. Hoy el cuadro es este (“cuadro”, qué apropiado):

 

madre 22 (2)

 

Menudo bodypainting se ha marcado (“marcado”, qué apropiado) el tipo.

 

No es la primera vez.

 

madre 22 (3)

 

Pilla un rotulador y… ¿quién domina a quién?

 

¿Qué va a ser, de estos que se tatúan hasta el píloro? ¿Va a acabar como el hombre verde?

 

madre 22 (4)

 

Lo desheredo.

 


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios