Asumiendo la realidad

Ayer Don Bimbas fue invitado a un cumple en la urba. Y subió a casa con chuches.

Hoy, ve la bolsa de plástico que las contenía, vacía.

– ¿Y mis chuches? – pregunta.
– Se las ha comido mamá – le responde su padre.

Oye, y no ha protestado ni una miaja. Ni mu. ¡Y eso que estamos hablando de Don Bimbas, no del resignado y buenazo de su hermano! Creo que mis hijos, veo que ambos dos, lo tienen superasumido.

Y no me las he comido. No todas, al menos. Las he puesto en otro sitio. Para que no les dé un ataque de comérselas todas a la vez y empacharse, y así protegerlos (ejem).

Como no saben cuál es el escondrijo. Y, no nos engañemos, soy una abusona porque claramente me aprovecho de que no tienen memoria y seguro que al final me las acabo comiendo yo todas.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios