Asesinato en la peluquería

Llevo a mis dos pequeños a que les corten en pelo en la peluquería. Mientras el rubio está siendo rapado, El Cachorro se entretiene en una pizarra. Realiza un dibujo. Cuando ha terminado, se da la vuelta y me pregunta que si sé qué es lo que ha dibujado.

madre 25 (1)

“Pues no sé, cariño. ¿Qué es?”, pregunto. «¿Ves esto morado?”, me indica, “es la sangre porque le ha cortado la cabeza».

¡Claaaaro! Uno de los monigotes blande un cuchillo de dimensiones colosales. Pero para grande, el horror de las peluqueras, que han pensado qué clase de temas de conversación tenemos en casa o si pasamos el tiempo decapitando gente (“matar el rato”, que se llama). Me he sentido como Morticia Addams.

Yo lo que me pregunto es cómo sería Stephen King de pequeño.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios