Asalto a la teta

Don Bimbas no toma teta, la asalta. Incorpora su cabeza…

niño

… se pone boca abajo, llega hasta el pezón…

niño

… se asegura de que es verdaderamente lo que está buscando…

niño

… y le pega un traskao.

niño

Para lo que quiere, bien que se mueve.

Creo que es una versión de Carpanta, que cuando le entra un apretón de hambre, transforma en su imaginación las cabezas de la gente en pollos asados. Me da que cuando aparezco, para él es como si viera acercarse un plato de ternera a la jardinera.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios