Arreglar algo a base de golpes

Se levanta El Cachorro de una siesta porque se ha acostado con fiebre.

– ¿Te cuento lo que he soñado? – me dice.
– Claro.
– Que se ha muerto Rodrigo.

Es su mejor amigo.

madre 25 (1)

Pasan unas tres horas y se vuelve a acostar. Está subiendo la fiebre y se encuentra malico.

– ¿Y si vuelvo a soñar que se muere Rodrigo? – me pregunta preocupado.
– Hijo, no suele ser habitual que se repitan los sueños – miento, porque a mí bien que se me repetían.
– Pues yo un día soñé con zombis – otra de sus obsesiones – y volví a soñar con zombis.
– Pues será porque no haces más que pensar en los zombis.
– Cuando me he despertado antes, soñaba que se había muerto Rodrigo y, cuando me he despertado también.
– ¿También lo pensabas cuando te has despertado?
– Sí, pero me di un golpe en la cabeza y ya pensé que estaba vivo.
– ¿¿Te diste un golpe en la cabeza??
– Sí.
– ¿¿Necesitas darte un golpe en la cabeza para dejar de pensar algo??
– Sí, porque tenía el cerebro revuelto.
– ¿Tenías el cerebro revuelto?
– Sí, y me di un golpe en la cabeza y se me pasó.

La fuerza bruta.

Cómo acabará…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios