¡Aquí hay unos regalos!

Nos hemos venido a pasar unos días a Asturias. Le he dicho a El Cachorro que el viaje es por su cumple y el de su hermano, que es el lunes. Lo que no sabe es que por la noche vendrán sus adorados primos. Es sorpresa.

 

Cuando llegamos, el Señor de las Bestias esconde los regalos de Don Bimbas y de los mellizos, que cumplieron el pasado día 4, detrás de la tele. También había otro de Reyes que le habíamos comprado a El Cachorro durante el viaje. Se veían a la legua, y se lo echo en cara. Eso lo descubren mis hijos en un periquete.

 

Me creo muy lista cuando descubro un arcón en la habitación y meto ahí toda la comprometida mercancía.

madre 10 (1)

Pues bien, oigo a El Cachorro un rato más tarde: “¡Mamaaaaá, mira aquí hay unos regalos!”

 

Mierda.

madre 10 (2)

Le digo: “Sssssh, calla. Son de Luis y Pol (sus primos)”. Se lo suelto para que no abra el baúl y descubra también el suyo. Y me dice: “Pero si nunca van a venir aquí”. Argh, soy lerda del todo. Ya tengo que salir como puedo: “Es verdad, es que estoy un poco tonta, pensaba que eran todos de Don Bimbas y ahora al meterlos ya he visto que no. Pero como también están los de tu hermano, no se tiene que enterar, así que calla y no abras”. Coló.

 


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios