Al “verrés”

Es decirle «¡no!», y ya no existe nada más atractivo en este mundo para él que el objeto que ha provocado ese «¡no!», que suele ser un enchufe, la planta, el cable… Estoy por decirle «¡no!» cada vez que vaya a coger un peluche. Psicología inversa.
Bebé enfadado


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios