¡Adiós al diente negro!

¡Ay, qué bien! Estando en la cama, con Don Bimbas ya despertándome, oigo a El Cachorro desde su cuarto: “¡¡MAMÁÁÁÁÁÁ!! ¡¡SE ME HA CAÍDO EL DIENTE NEGROOOOO!!”

madre 5 (1)

Es el segundo diente que se le cae. Y a este le teníamos unas ganas…

Sin embargo, suena un poco como asustado. Me cuenta cómo ha sido: “Cuando estaba durmiendo, me levanté y dije, “voy a mover el diente negro”, y después he hecho *METE LA LENGUA DONDE ESTABA SU DIENTE*, “¿dónde está mi diente negro?”, ah, aquí, y he dicho: “Mamáááá, se me ha caído el diente negro”, y así ha sido”.

Me fascinan estas narraciones tan fidedignas.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios