A la carta

“¿Qué queréis para desayunar?”, les pregunto a mis hijos. Y me sueltan que tostadas de aceite, de mantequilla, de mantequilla y mermelada y de nocilla.

madre 12 (1)

Ni tan mal, ¿no?

Esto me pasa por preguntar.

Aunque obtengo mi recompensa. Suele suceder que no les da tiempo a comérselo todo (de hecho, a veces solo una o dos tostadas, o ninguna) y tengo que ir yo en plan coche escoba, a zamparme lo que han dejado. Hasta las migas.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios