:-)

Hoy la profe de mi hijo le ha dibujado en la mano una carita sonriente. “Es para reforzarles. Cuando han hecho algo bien o se portan bien, les dibujo una carita sonriente en el dorso de la mano. Ahora al principio les pongo caritas sonrientes a todos, para motivarles, pero más adelante caerá alguna triste…”, me ha explicado. Y no sé si con “ahora al principio les dibujo caritas sonrientes a todos, porque sí”, habría querido añadir “no te creas que el tuyo se la merece”… Hummm…

Niño

La he interrogado sobre cómo se lleva con los otros niños. “Bien. Muy bien. Demasiado bien. Está loco”. Y dale con la locura*. No se puede ser simpático en esta vida.

* Ver post del día 16.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios