Sexo

Está El Cachorro aprendiendo los sistemas del cuerpo humano. El digestivo, el respiratorio, el excretor… el reproductor… Yo ando tanteando qué sabe de cómo vienen al mundo los bebés, pero estoy comprobando que lo que se explica es que una célula masculina se junta con una femenina y que crece el bebé en la barriga de la mujer durante 9 meses. De cómo se juntan, ni oste ni moste.

Yo no recuerdo cuándo me lo contaron. Hoy, hablando con una amiga con la que he quedado a tomar un vino, me dice que cree que nosotras nos enterábamos como en 5º de E.G.B. Dos años le faltarían a mi hijo. Pero, claro, está dando ese tema y me están dejando la pelota botando…

Recuerdo que, para explicarnos de qué iba el asunto, mi colegio de monjas llamó al Dr. Madoz, que era el doctor estupendo al que recurrían para esta y otras materias. Este señor, en la salita azul del cole, nos contó cómo iba el asunto, a través de diapositivas. Nosotras estábamos sentadas delante… y nuestros padres, detrás. BUENO. Yo, fue ir viendo de qué iba la cosa, empezar a mirar hacia atrás con cara de alucinada, ver a mis padres observándome con una media sonrisa, cogidos de la mano, irme entrando una vergüenza sideral, expresar risas nerviosas junto con mis compañeras de al lado, no volver a darme la vuelta para mirarlos y haberme pasmado de lo lindo.

La amiga con la que quedo me dice que no sé quién le dijo (es que creo que era alguien como con categoría o autoridad de poder asegurar algo así, pero, en mi línea, no lo recuerdo), que probablemente lo más conveniente era contar a los niños cómo iba el tema cuanto antes, mejor, porque así lo asimilan como con más normalidad. Yo también lo creo. A El Cachorro le explico siempre cosas con la mayor naturalidad y las interioriza estupendamente.

Así que, por la noche, que tengo que repasar con El Cachorro todos los sistemas porque tiene mañana examen, aprovecho. Y le pregunto que si sabe cómo llega la célula masculina hasta la femenina. Y por supuesto no sabe. Y se lo explico.

– ¿Eso es sexo? – diantre, ¿dónde habrá aprendido esa palabra?
– Sí, cariño eso es sexo.

madre 28 (1)

Se le pone carilla. Le entra un poco de vergüenza. Sigue indagando y pregunta si tiene que hacer pis en la chica, y le cuento que no, que se trata de otro líquido.

– ¿Cómo sabes si haces ese líquido?
– Cómo, cómo sé.
– Si eres un chico…
– Ahora eres muy pequeño, pero llegará un momento en el que te haces mayor, te saldrá un líquido y dirás “¿esto qué es?”, pues eso es lo que yo te digo, y eso sale cuando tú eres mayor, y lo puedes controlar.
– Tendré que meter el pene ahí y hacer pfffffffffffffff.
– Eso es.
– Ay, Dios.
– Ay, Dios.

madre 28 (2)

– No me imaginaba que se hacía sexo para hacer eso.
– Claro, pero es que se necesita, como te está explicando el libro, que la célula masculina se junte con la femenina, y como el sistema reproductor femenino es interno…
– Sí, menos la vulva.
– Menos la vulva, vale. Y si en un chico las células se producen, ¿dónde, hemos dicho?
– En los testículos.
– ¿Y en las chicas, dónde?
– Aquí – señala.
– En los ovarios. ¿Y dónde crece el bebé? En el útero. Entonces, ¿cómo se conecta el útero con el exterior? ¿A través de…?
– No entiendo – no, si lo que no entiende es lo que no tiene relación con el sexo, el jodío, justo lo que se tiene que aprender.
– A través de la vagina. Justo la vulva es lo único que está fuera, el resto está todo por dentro.

Y así. Pero él, claro, está a lo que está.

– ¿Y eso es lo que tendré que hacer con Jimena (nombre ficticio)? – su novia desde hace un año.
– ¡¡PERO AHORA NO!!

madre 28 (3)

Ay, madre, ay, madre, ay, madre.

Y ahora es cuando lamento no estar casada. Porque le quiero decir que eso solo se hace después de casarse y, claro, ¡no puedo! Jaajaa. Él, sigue con sus cuitas:

– ¿Qué pasa si no está ella, entonces tendré que mear en el váter? O sea, lo que sea.
– ¿Qué pasa si pierdes el líquido? Se va por el váter, no pasa nada.
– ¿El bebé se va por ahí? – ay, Dios.
– Cariño, el bebé no está en tu líquido. Ahí están las células, en ese líquido, y ese líquido tendrá que juntarse con la célula de la mamá, no se forma el bebé hasta que no se juntan.
– Si yo fuera una célula y papá me hubiera echado por el váter, ¿yo ya no existiría nunca más?
– Claro, porque la célula no se habría juntado con mi célula.
– Menos mal. ¿Yo iría nadando por el váter?

madre 28 (4)

Me temo que tendrá que haber más entregas.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios