Semáforo traicionero

En la calle, El Cachorro con su moto. Y en esto que en un paso de cebra con semáforo EN ROJO se lanza a la carretera.

¡¡¡¡¡YEEEEEEEE!!!!!

Súper grito de su madre que lo congela. Lo cojo, lo echo para atrás y le empiezo a echar la charla.

– ¿Cómo estaba el semáforo? ¿Eh, eh, eh?

Y salta:

– Verre.

Y en efecto, miro el semáforo y…

Niño

Ha cambiado mientras le reñía y El Cachorro, para colmo, ha acabado con sonrisa triunfal, el tío. Murphy, me las pagarás.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios