No se le escapa una

Ayer por la noche, el niño ya acostado, llegó a casa el Señor de las Bestias. Trajo una súper vela con el número dos por el cumple del nene, que es dentro de quince días. Pues bien, hoy nos levantamos, vamos al salón, y sin hacer mención alguna por mi parte, ipsofactamente el nene repara en la vela, que estaba colocada en lo alto del mueble más alto que tenemos ahí, y la señala, “do, do”.

Mueble

¿Cómo es posible que no le haya pasado desapercibida? ¿Que tenga tan presente la decoración de la casa? ¿Tanto se fija en las cosas? Estoy alucinada. No se le escapa una.

Por no hablar de que la ha reconocido, ¡¡como número dos!! Tremendísimo.

 


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios