Y se hizo la luz

El canijo tiene fijación con encender lámparas. También por apagarlas, pero si después las vuelve a encender. Y a mí me gustan las lámparas y tengo varias repartidas por casa. Y con el peque ahora mi casa parece una pista de aterrizaje.

Niño

Niño

Y da igual cómo sea el interruptor. Él sabe. Este por ejemplo es raro, como de rosca. Pero ninguno tiene secretos para él. Si quiere encender, enciende.

Aaaaah, bendita infancia que la factura de la luz te la trae al pairo…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios