San Internet

Vivan Facebook y las madres que comparten con la gente las cosas que les pasan.

niño

Jesús, qué mosqueo llevaba con mis manos, que están fatalas a pesar de que las meto enteras en la lata de Nivea. ¡Y resulta que es por las toallitas!

A todo esto, yo, que también tengo que compartir mis cositas en mi blog, lo tengo complicado con mi mangarranillo sin haber forma de dormirlo si no es en mis brazos.

Pues nada, a traerme el moisés al estudio…

niño

… buscar nanas en Youtube…

niño

… ¡y a rezar para que surtan efecto!

Je.

niño

Los ojos como platos. Diecinueve minutos después, no solo no se ha dormido sino que ha empezado a berrear y ha acabado… ¿¿dónde??, yeah, en mis brazos, su hábitat natural, observando el ordenador que cantaba nanas como si con él no fueran.

niño

Si algún día el post no os satisface, ya sabéis a quién echarle la culpa.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios