Saltándose una generación

Sigo trabajando en el extranjero. Y recibo una foto que me mandan mis padres con mi hijo. Acaban de llegar a Madrid para pasar el fin de semana allí con él. Y no sé quiénes me dan más envidia, si mi hijo por estar con mis padres, o mis padres por estar con mi hijo. El caso es que a todas luces falta la generación de en medio, la hija y madre, yo.

niño

Respondo enviándoles a mi vez esta otra foto, que anuncia que a uno lo va a convertir en hermano y a otros, en tetrabuelos. El que se aloja dentro de mi tripa es quien inevitablemente, le guste o no, me acompaña, y con él me tendré que apañar. No me habla pero sí me patea. Vamos, indiferente no le resulto. Y a mí me consuela estar con otro miembro de mi familia.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios