Sacando punta

Estamos en una tienda y les grito advierto a los críos: “¡No toquéis nada! ¡Na-da!”

Y salta El Cachorro: “Ah, vale, ¿entonces el suelo?”

Lo que me toca mucho son las narices. A dos manos, además. Porque SIEMPRE hace lo mismo, el listillo este. Le dices que haga o no haga algo, y te salta con alguna zarandaja de estas.

madre 28 (1)

Y le da igual si se lo dices a buenas o completamente fuera de tus casillas. Él, con toda la tranquilidad del mundo, te viene con una réplica de estas en plan: “No has caído en algo tan obvio y acabo de desbaratar la razón de tu reprimenda”. Entonces yo ya monto en cólera y le echo un bufido de aquí te espero para que se le quiten las ganas de seguir intentando tomarme el pelo.

SPOILER: No se le quitan.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios