Reposo de pacotilla

La consigna con Don Bimbas desde que salió ayer a las 20:30 del hospital es que lo tuviéramos bajo vigilancia 24 horas. Que no se moviera mucho. Que por supuesto no corriera ni saltase.

Bajo al patio, le digo al crío que tenga especial cuidado, me pongo a hablar con unas vecinas y se me acerca un padre. “¿Has visto a tu hijo?”

madre 13 (1)

Hala, venga.

“Baja de ahí, ¿qué parte de que hoy tienes que estar en reposo, como dijo la médico, no has entendido?” Por otra parte, pienso que el hecho de que esté tan cabra como siempre es buena señal.

Pero, claro, tenía que cumplirse la Ley de Murphy. Más tarde ha dado un salto desde una superficie móvil, que se ha movido, y claro…

madre 13 (2)

Se ha puesto a sangrar como un gorrino. Al día siguiente del episodio de la conmoción cerebral. ES UN CASO.

(Menos mal que está este diario de testigo, porque si no viene Servicios Sociales, ve la colección de golpes de este crío, y me lo quitan).


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios