Proezas

Llegamos, oh milagro, antes de tiempo al cole. Así que dejo que mis peques se diviertan en el parque de al lado. Y como no hay más niños con los que se distraigan, todo es un “¡mamá, mamá, mírame!”, por parte de los dos.

madre 25 (1)

El pequeño se desliza por dos barras y me dice: “¡Mamá, mira lo que hago difícil que ninguno de mis amigos puede hacer!” Y estoy segura de que ninguno, a su edad, hace algo igual. Se está dando cuenta de lo crack que es.

madre 25 (2)

¿Y el otro? No baja, no. ¡Sube por la barra!

Y se cuelga como un mono.

Y así me dice la gente que son mis hijos. “Como monos”.

Y como Induráin… Estoy flipanding con El Cachorro. Acomete una cuesta (arriba) con la bici, que se las trae, entera. Pero es que su bici es muy básica, muy chiqui, y, por supuesto, no tiene marchas. Pues no ha hecho ni levantar el culo del sillín.

madre 25 (3)

¿De dónde sacan tanta fuerza? ¿Cómo son tan atléticos? ¿Por qué tienen tanta energía para todo… menos para cuando digo que tienen que hacer deberes, que les entra la debilidad total?


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios