Practicidad llevada al extremo

No sé si será porque me lo ha contagiado el Señor de las Bestias, que es de los de, por ejemplo: “Por favor, lee esto sobre los cortes de digestión”, y él: “No existen. Los que se han muerto en el agua es porque estaban para morirse”…

Niño

… o porque siempre pienso que nada es tan grave o porque soy una víctima de la lógica aplastante, que me va a aplastar, pero tengo una vecina madre de mellizos que se troncha conmigo. Cuando las otras vecinas madres le ponen la cabeza como un bombo: “¿Cómo? ¿Tu hijo con esas manchas rojas en las plantas de los pies desde hace dos días y todavía no le has llevado al pediatra?” y se siente una madre desastrosa, acude a mí.

– Mi hijo no caga desde hace cuatro días. Ya me han dicho las vecinas que tenía que haber hecho algo. Le iba a meter la mitad de un supositorio de adultos y se han echado las manos a la cabeza y me han dado uno de niños.
– Pero… – replico – ¿Él se encuentra mal? ¿Está con carucha? ¿Le duele la tripa? ¡Hija, ya cagará! ¡Si me dices que lleva un mes, o que se ha puesto morado…!

Y, lo dicho, se tranquiliza y se deshueva. Hoy me dice:

– Cuando quieras te cuido a El Cachorro… si te fías de mí.
– Hija, cómo no me voy a fiar… ¡crías a dos y no se te han muerto!

Lo que le faltaba. Y esto sí que es influencia del Señor de las Bestias. Ya comenté hace bastante tiempo lo de sus expresiones animaleras. Si alguien o algún animal palma, él dice que “estaba para morir”. Fíjate tú.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios