Por sus coj…

Este… a ver… ¿¿esa manía de tocar a un bebé dormido?? ¡¿Y que la gracia me lo haga una fulana que es madre?! Es que he alucinado. Mi pollito roncando, con el gorro de esta guisa…

bebé

…y la otra que se asoma y, como quería verle la cara, empieza a retirarle el gorro. El chiquitín que se empieza a mover y a estirar. La otra en plan “uy, que lo despierto”, PERO NO PARA y sigue despejándole la cara. Yo sin hacer ni decir nada, alucinada con la jugada, expectante viendo hasta dónde llegaba la mujer. Al final se ha conformado con lo que ha visto y ya ha parado quieta. Mi bebé, oh milagro, ha conseguido seguir durmiendo.

Vamos, que se ha ido y lo he tenido que comentar con El Cachorro: “¡Casi nos despierta al hermanito! ¿¡Habrase visto?!” El otro me ha puesto cara de ¡ya ves, tú!


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios