Parada de avituallamiento

Volvemos el Señor de las Bestias y yo de un rodaje en Barcelona. A la altura de Lérida, a eso de las nueve y cuarto de la noche, in extremis, decidimos entrar en la ciudad a la búsqueda desesperada de un centro comercial. Al día siguiente se celebra Halloween.

En la guarde pusieron un cartel: “los niños que quieran pueden venir disfrazados”. Y, vale, aunque yo en principio sea más partidaria de mantener nuestras tradiciones de Todos los Santos y tal, tampoco hago ascos a otras celebraciones, y me hace una ilusión tremenda ver a mi nene disfrazado por vez primera. Lo que no sabía era lo que iba a disfrutar eligiendo su disfraz, las pinturas de la cara, etc. El año que viene buscaré el suyo… ¡y el mío!

Niño


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios