Para mamá

Acuesto a los niños y al rato viene su padre a casa. Se ha llevado a El Cachorro a comer con él. Me da una servilleta de papel con un par de bombones.

madre 17 (1)

«Los ha guardado para ti». Y me cuenta que en el restaurante donde han comido ambos, la camarera le ha dado los bombones. Y que él le ha dicho que se los comiera, o que uno para él y otro para él. Y el pequeño ha dicho: «No, son para mamá».

madre 17 (2)

Ni bombones ni leches. Me lo como a él.

Pero eso no es todo, apenas dos días después, vuelvo a casa tarde del trabajo y no llego a ver a mis niños. Cuando reparo en la bolsa de gominolas empezada que hay en el sofá (como para escapárseme el detalle, ya me conocéis), me cuenta el Señor de las Bestias que cuando ha cogido El Cachorro la nube (jamón, le llamamos en Navarra) y le ha pegado un par de mordiscos, le dice él (él, el padre): “Hala, la favorita de mamá”.

madre 17 (3)

Al rato, se fija en que el crío seguía con un trozo en la mano. «¿Qué haces, cariño, por qué no te la comes?», y él le contesta: «No. Es para mamá».

Y… ¿qué digo o qué hago yo ahora que esté a su altura?


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios