Papá, el hombre perfecto

niño_padre

En el baño, lavándole los dientes a El Cachorro, me pide que le saque la lengua y me hace notar que la tengo rota. Le impresiona ver una grietilla, constatar que tiene una mamá defectuosa. Y la conversación va así:

– Tienes la lengua rota – en plan “qué habrás hecho” y “qué horreur”.
– Y tú el diente – contraataco. Porque se lo rompió contra una barandilla y anda mellao.
– Menos papá está arreglado – sentencia.

niño

O sea, que asume que él también está roto, como mamá, y que el único que se salva es papá. Pues porque no se ha fijado bien…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios