In extremis

En un momento dado, en concreto el de “metenéishastalasnarices”, agarro a mis dos vástagos con furia.

– ¡Ah, me has hecho daño! – se queja Don Bimbas.
– A mí también – El Cachorro.

Venga el melodrama, venga la tragedia.

madre 11 (1)

– Os aguantáis – les espeto, impertérrita y fría como un témpano. Y acto seguido habla El Cachorro.
– Te aguantas t…

Mirada fulminante.

– ¡…Yo, me aguanto yo! – rectifica, a tiempo.

Porque hay algo que dan los años, y es… sabiduría.

Vegano

Hoy mi madre, como le he contado que El Cachorro pasa del pescado, ha decidido decirles que el atún con tomate que hace (delicioso), es pollo.

madre 10 (1)

Llega la hora de comer y lo planta delante. El Cachorro ya empieza a decir que no quiere, que no le gusta. El otro, por pura imitación (¡será loro! Negra, me pone), dice que tampoco quiere. Su abuela insiste.

– Que te va a gustaaaaar…
– ¿Y si no me gusta?
– ¿Cómo no te va a gustar el pollo?
– Es que no me gusta comer animales.

Touchdown.

madre 10 (2)

Pues no es la primera vez que me lo suelta.

En cambio, tengo otro hijo con pocos problemas éticos al respecto…

madre 10 (3)

Son la noche y el día.

Diseñador

El Cachorro: “Mira, te he hecho con vestidazo”.

madre 9 (1)

O sea, que tengo un diseñador en ciernes.

“Y esa es la parte con la que puedes volar”. Ya decía yo que esos alerones tenían que tener alguna función…

O sea, tengo a un diseñador DE TRAJES DE SUPERHÉROE en ciernes.

Y luego viene el otro con otro retrato mío…

madre 9 (2)

Yo para mí que lo ha hecho a mala leche, el canijo. Mirad qué cara pone (aunque esté la foto movida, se nota PERFECTAMENTE).

madre 9 (3)

Ahí, como de “te he dibujado atractiva, ¿eh?”

Y de nuevo, como se ve que no puede detener el torrente creativo, El Cachorro contraataca con otro modelo…

madre 9 (4)

Que ya no sé si algo de lo que llevo tiene también superpoderes o si soy una especie de tirolesa.

Ay, pero el dibujo que me encanta es este de familia:

madre 9 (5)

Con el coche favorito de El Cachorro, el Santana, y un río (¿que se supone cruzará el coche?) Muy descriptivo todo.

Pero, para estampa buena, buena, estampa de ME MUERO POR TODOS LOS POROS, esta:

madre 9 (6)

Los hermanísimos. Qué fan soy de ellos, madre mía.

Despertares sorpresa

Me suena el despertador y me encuentro this panorama.

Sin título

Mis dos pequeños desparramados en mi cama.

De nuevo, mi cama está más transitada que el metro de Sol en hora punta.

Normalmente la secuencia nocturna sucede de la siguiente manera:

a) Me meto yo (tarde) en la cama.
b) El Señor de las Bestias se duerme en el sofá, pero luego se despierta y aparece en la cama.
c) Al rato, hace acto de presencia Don Bimbas, que se quiere meter y echa a su padre, que se vuelve al sofá.
d) En un momento dado se apunta El Cachorro.

Así que me acuesto sola y amanezco con estos dos mendruguillos sin haberme dado cuenta del trajín que ha acontecido.

De lo que sí me doy cuenta es de las patadas. Me sacuden ambos de lo lindo.

Voy a alquilar su habitación.

Emulando al rey del pop

“Mamá, ¿po qué tienes los pantalones de Michael Jackson zombi?”, me pregunta Don Bimbas.

Sin título

La verdad es que los pantalones de vinilo son un poco de artista de los 90.

Pero está todo sorprendido con mi ropa, y así a diario me pregunta: “¿Po qué tienes ropa de Michael Jackson?” Porque también tengo leggins de piel sintética y, claro, muy de opusiana no son.

Pero, lo que más gracia me hace es cuando, casi siempre, lo que dice de corrido es “Michael Jackson zombi”. Porque, así como hay Barbie deportista, Barbie peluquera o Barbie modelo, de todos los Michaeljacksons que hay, su preferido sobre todas las cosas es el Michael Jackson Zombi. “Thriller” es el tema favorito de Don Bimbas.

Así que cuando andan él y su hermano con el iPad de su padre buscando canciones, sucede lo siguiente:

– Siri, pon Michael Jackson – pide El Cachorro.
– ¡Zombi! – apunta el pequeño.

Pero a El Cachorro las cosas de miedo, le dan miedo. Últimamente no quiere ir solo a la habitación si estamos en el salón, por ejemplo. Y por eso no vivimos en un chalé. Que en nuestra cuenta corriente se paseen bolas de esas de las pelis del Oeste no tiene nada que ver.

Total, que cada vez que me solicitan a Michael Jackson, andamos con esa pugna, que si zombi o no zombi.

Tres tristes tigres

POR FAVOR, ¿qué me decís de este cuarteto?

Sin título

Los tres tristes tigres y mi Tigretón. Tendría un dilema muy gordo, porque no sabría a cuál de estas cuatro fierecillas achuchar primero…

Sin título

Aunque a este tiburoncito lo conozco de hace más tiempo y tiene ventaja.

Me encantan las fotos de mis hijos con los cachorros. Vaya suerte que tienen, la verdad.

Registro de vomitonas

Estamos comiendo un hot dog y Don Bimbas pierde el pan que envuelve un trozo de su salchicha.

madre 4 (1)

Lo coge y dice: “¡Ahora está desnuro!” (desnudo). Ja, ja, ja. El streptease salchichero. Qué mono es.

Pero las gracias terminan por la noche, cuando se pone a vomitar de lo lindo. ¿Dónde? Cómo no, en mi cama. Podía haber sido en la suya, o en la de su hermano, que tienen protector. Pero no, ha empezado a toser fatal, ha pedido venir a mi cama, le he dado ibuprofeno porque el pobre se quejaba mucho de dolor y no podía dormir, y al poco, “BROAAAAARGH”, lo ha echado todo en mis sábanas.

madre 4 (2)

Ahí, con trocitos de salchicha y lo que parecían cachos de cebolla (que no ha comido). Casi me da algo. No sé cómo he logrado retener yo el contenido de mi estómago.

Total que, desde entonces, vomitona por aquí, vomitona por allá. Superagradable.

madre 4 (3)

Y justo antes de comer, con Bimbín en el sofá hecho una piltrafilla, le salta su querido hermano mayor: “Si quieres vomitar no pasa nada”. Y se ofrece: “Yo…” Yo pensaba que le iba a decir, “ya te alcanzo la palangana”, y coge y salta: “YO TE SACO UN VÍDEO DE CÓMO VOMITAS”.

Mi casa es un festival del humor constante.

A ciegas

Estoy intentando que Don Bimbas escriba. Ya ha habido una madre de su clase que en el grupo de WhatsApp ha colgado una foto de una pizarra con la cantidad de nombres que sabe escribir su hijo. El mío, el suyo, ni copiándolo.

Le pongo también el nombre de su padre, el mío… Veo que el mío lo ha copiado bien. “Vale, has escrito mi nombre mirando. Hazlo ahora sin mirar”, le reto.

Me refería a que lo hiciera en otra hoja, por su cuenta, pensando en cómo se escribe mi nombre. Y lo oigo todo el rato…: “Joooooo”, y tirando el lápiz. “¡Joooooooo!”, borrando con furia. “¡JOOOOOOOOO!” Cabreo in crescendo.

madre 3 (1)

¡Lo estaba intentando hacer ¡CON LOS OJOS CERRADOS!!

JAAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJA. ¿¿Cómo se puede ser TAN literal??

Sello

Ayer, cuando volví de noche del trabajo, me fijé, tarde, en que mis hijos tenían la huella de sellos de esos de tampón con tinta, en la cara. “Ha sido Rodrigo”, me dice el pequeño. “Ya, pero tú te has dejado”. Total, que estaban con los ojos que se caían y a mí me parecía una crueldad ponerme a rascarles la cara con jabón.

Hoy, al hacer sus camas…

madre 2 (1)

Qué bien. Ahora voy a saber de quién es cada sábana bajera.

madre 2 (2)

Liármela a dúo. Ese sí que es su sello.