No sin mi chichón

El nene con un chichón y su madre con otro. El del nene, contra el suelo. El de la mami, contra el cabezoto del nene.

Niño_con_chichón

Y detengámonos en este punto… Yo me hice un daño que tuve que contener el llanto. El otro, pese a haber recibido un impacto de narices, ni se inmutó. De verdad, ¿de qué clase de material tiene hecho el cráneo? No, no, en serio, alucino.

El caso, que si para ir a juego con mi bebé tengo que sufrir, pues sufro. Me encantan estas moñadas.

2 pensamientos en “No sin mi chichón

  1. Hola Amaya¡¡
    Me encanta tu blog, leer las peripecias que te pasan hacen que recordemos las que ya teníamos olvidadas.
    Y suerte que el chichón es en la frente, porque los cabezazos en el morro son de lo peor, por muy rico que sea el nene…
    Un besazo guapa

    • ¡Cabezazo en el morro! Me duele solo de pensarlo. Porque no sabes cómo fue este de la frente, y otro que me dio en la sien… No sé ni cómo no me han producido un trastorno mental.

      Gracias por leerme, Raquel. Me alegra que te guste el blog. A mí me encanta ver comentarios como éste.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios