No hay nada mejor que el agua

Me traen a El Cachorro del cole en la ruta y, siempre, lo primero que me dice, incluso antes de terminar de bajar las escaleras, es: «¡Agua, quero aguaaaa!», en modo bramido. ¡Y pobre de mí si me he olvidado la botella!

niño_bebiendo_agua

Así que le doy agua y no la traga, la engulle. Pero, yo a este crío, ¿adónde lo estoy mandando, al colegio o a atravesar el Sahara? ¿Y tengo yo pinta de oasis? ¿Habrá leído lo de los dos litros diarios en alguna parte? ¿No se atreverá a pedir agua en clase? Tengo que resolver este misterio.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios