No hay forma

Pongo la comida, y salta Don Bimbas: “No quiero. Es que tu comida es muy “asca””. ¡Pues menos mal que eran tallarines!

madre 29 (1)

Pero no va por ahí la cosa… ¿”Asca”? Me parto. Este niño tiene un problema siempre con la correlación de géneros. Dice “coche tuya” y así. Pero hoy, ha debido de pensar: “Hoy, lo clavo. ¿Comida no es un nombre femenino? Pues ahí le meto yo su adjetivo femenino que, como todo el mundo sabe, igualmente ha de acabar en a”. Y me ha soltado un “asca” que se ha quedado tan a guuuuusto.

Pero no se queda ahí la cosa. Tiene un tomatito guardado. Y me dice: “Esto es el depostre”. “Depostre” en vez de “postre”, es lo que ha venido diciendo El Cachorro toda su vida. Supongo que, de tanto preguntarle: “¿Qué quieres de postre?”, se piensa que se dice así, “depostre”. Lo gracioso del tema es que el pequeño hoy me viene con las mismas, llamando “depostre” al postre. Todo se pega…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios