Minority Report

Se le ocurre al Señor de las Bestias perseguirme por toda la piscina para tirarme al agua. No lo consigue, y por eso no ceja en su empeño de fastidiarme el baño. Voy nadando tranquilamente, y viene corriendo, se tira de cabeza y bucea hacia mí. Yo emprendo la huida a crawl desesperado y él viene detrás, acortando distancias. Y en esto que oigo a El Cachorro, que es testigo privilegiado de la jugada sentado en la escalerilla: «¡¡No mates a mamá!!»

madre

Lo veía clarinete. Ha evitado un homicidio en toda regla.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios