Milagro

Hace un rato me he hecho daño, le he pedido a mi enano que me diera un beso a ver si se me pasaba, me lo ha dado y me ha pasado luego la manica por la cara, acariciándome y diciéndome «ya ta, mama, ya ta». Respiro más tranquila sabiendo que tengo quien cuide de mí cuando sea una anciana decrépita. 🙂

Niño

Y habrá que investigar los poderes curativos de mi niño. Porque me ha hecho esto y se me ha pasado todo de golpe. Un don.

Es un crío que se preocupa por los demás. Me pregunta:

– ¿Labuela?

– La abuela en Pamplona – le informo.

– ¿E labuelo?

– El abuelo en Pamplona.

– ¿E Sila? – el perro, el que faltaba.

– El Sila con el abuelo y con la abuela en Pamplona.

Y una vez pasa revista, se queda conforme.

Pues esto, con mis mismas respuestas, un par de veces o tres al día.

Niño

Ay, qué rico es.

2 pensamientos en “Milagro


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios