Mi héroe

He salido hoy con la bici con mis hijos y unos vecinos. A la novia de Don Bimbas, la he llevado yo en la silla de atrás. Mi pequeño ha estado exhibiéndose delante de su ella. Yendo rápido, adelantándome… y subiéndose a un promontorio.

– ¡Hala, campeón, ¿de ahí te vas a tirar?! ¡Ten cuidado! – le digo.

Él está absolutamente decidido. En honor a la verdad, no es la primera vez que lo hace. Pero sigue encerrando peligro.

– ¿Qué te parece, Sofía, lo que hace Pablins? – le pregunto a su amorosa vecina.
– ¡Ooooh, mi noviooo! – exclama ella arrobada.

Flipanding people, estoy. ¿¿”Oh, mi novio”? ¡Es que lo ha dicho en plan “oh, mi héroe”, con tono de princesa Disney! ¿Será posible?

Y el otro… El otro, inflado. Por supuesto, se ha tirado, con los grititos embelesados y emocionados de su amorcito de fondo.

Más adelante, se va a otro promontorio. Muuuucho más suave y menos pronunciado que el anterior, y una señora mayor que va paseando con sus nietas, se detiene de repente, y dice:

– No se irá a tirar desde ahí…
– Claro que sí – le digo.
– Pues no miro.

¡Y se ha dado la vuelta! Jaaa, ja, ja. Pues el canijo se ha tirado, y por supuesto sin ningún tipo de problema. La señora no salía de su asombro.

madre 26 (1)

Es muy crack, mi pitufo. No os digo más que, así como yo subo cuestas incorporada en la bici (no cambio marchas), ¡él va sentado! Con sus piernillas ahí, triki, triki, triki. Un as.

madre 26 (2)

Él un as y yo, os informo, por llevarlos esta mañana con los vecinos a Madrid Río, Don Bimbas opina de mí que soy muy “cuena” (buena).


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios