Malqueda

Se despierta cuando estaba yo en fase REM. Voy a su cuarto. Lo calmo, lo acaricio, lo cojo aúpa, y él empieza a llamar, de forma lastimera y pelín desgarradora, a su papá. “PAAA PAAAÁ, PAAA PAAAAAAAÁ”, entre sollozos.

Claro que el papá sin inmutarse. Roncando.

Y yo ahí, con el gordo en brazos, en plan ea, ea, con la cabeza como un bombo y la legaña en plena formación, pensando en la injusticia como concepto.

Niño


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios