Mal de amores

Nos cruzamos por la calle con una niña muy coqueta que saluda a El Cachorro. Él contesta con un «hola» bastante esmirriado. En su línea. Porque fuera de su ámbito o con adultos al lado o porque sopla levante, normalmente le da como reparo saludar a sus conocidos.

Raro en mí, identifico a la cría.

– ¿No es Inés?
– Sí, es Inés Díaz.
– Anda, ¿no era esta tu novia?
– Ya no.
– ¿Por qué?
– Porque unas veces me dice que sí, otras que no, y he decidido que no porque me está mareando.

¿¿Cómo?? La vida misma.

– ¡Pues muy bien! ¡Que no te maree nadie!

madre 30 (1)


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios