Lucha libre

Tengo una queja. La mujer que cuida a mis niños lleva al bebé hecho un zarrio. En casa lo pone en plan chandalero con ropa que no sé ni de dónde la ha sacado. Además, siempre partes de arriba y de abajo desparejadas. Un horror. Lo peor, que de esa guisa, incluso con la ropa llena de manchurrones del puré que el peque ha tenido a bien no comer y tirárselo por encima, lo saca a la calle.

Me canso de decirle que, por favor, lo cambie. Y ella me replica que no puede, que se siente incapaz.

Y la entiendo. Diossss, cómo se resiste el muchachito a la hora de ser cambiado. Hoy, para ponerle el pijama después de haberse bañado, le he tenido que practicar cuatro llaves de judo. Me ha hecho sudar de lo lindo. Qué fuerza se gasta el condenado.

Hale, que salga a la calle como le dé la real gana.

niño


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios